Para “vibrar alto” en tiempos difíciles

In Bienestar, Portada by Angélica RománLeave a Comment

La nueva realidad suscitada por la crisis del Coronavirus, nos ha golpeado a todos de una u otra manera. Algún conocido, un amigo o en el peor de los casos, alguien de nuestra familia, padece o ha padecido el virus y es ahora cuando nuestra salud mental y nuestra vibración debe estar en el punto más alto, para poder sortear estos tiempos de incertidumbre, desconsuelo y ansiedad.

Permitir que toda esta situación traiga dolor, angustia y depresión, provocará que nuestro sistema inmunológico disminuya y seamos más vulnerables tanto física, como emocionalmente.

Por eso, mientras somos responsables de acatar las normas y las recomendaciones de cuidado, podemos seguir estos sencillos consejos:

Aceites esenciales: Estos concentrados vegetales aportan mucho equilibrio y bienestar, pues su aroma purifica y tranquiliza nuestro cuerpo y nuestra mente. Si usted tiene uno en casa, cualquiera que sea, puede ponerlo en un difusor de aceites para esparcir el aroma en el ambiente. Así mismo puede aplicar unas cuantas gotas en la sien, en la parte interna de las muñecas y en la punta de la nariz, para activar las zonas de relajación, dando un suave masaje. Puede involucrar a los niños en esta actividad, dedicando también un momento para consentirlos y de paso para que tengan un sueño tranquilo. También puede incluir a su pareja y relajarse mutuamente.

Algunos aceites conocidos y recomendados son:
Lavanda:Actúa como sedante y calmante, alivia problemas de insomnio y estrés
Limón:Da frescura al ambiente y ayuda a despejar las vías respiratorias.
Romero: Para el cansancio mental, ideal usarlo en horas de la mañana.
Sándalo:Para vitalidad y armonía.
Manzanilla: Calmante, sirve para conciliar el sueño, controlar la ansiedad y además es relajante.
Eucalipto:Para despejar las vías respiratorias y purificar el ambiente.
Tomillo: Excelente para problemas de catarro.

Cabe aclarar que ninguno de estos aceites reemplaza los tratamientos médicos. Esta herramienta va más orientada a la relajación y la búsqueda de tranquilidad.

MeditaciónNo es complicado hacer de este método una práctica de vida. De hecho es más fácil de lo que parece, a pesar de que en ocasiones se piense que es aburrido porque toma mucho tiempo o porque puede resultar complicado despejar la mente. Mi recomendación es empezar por una sesión corta, en el momento del día en que usted se sienta cómodo. Basta con buscar en alguna meditación guiada de pocos minutos, de las que abundan en las redes sociales, para empezar a sumergirse en este mundo de tranquilidad y paz interior. Hay meditaciones para sanar, para tener pensamientos positivos, para limpiar las energías, otras para contar con la guía de los ángeles, las hay también con sonidos de la naturaleza, en fin, para todos los gustos. Sólo inténtelo, cuando encuentre la que se acomode a sus preferencias y verá como se vuelve una costumbre del día a día. Sin darse cuenta descubrirá que es un antídoto para el estrés, brinda calma, relaja el cuerpo, lo prepara para dormir o despeja la mente para iniciar el día cargado de buena energía y positivismo. 

Agradecer:Elacelerado ritmo de nuestras obligaciones diarias, las noticias, las cuentas, las preocupaciones y todo lo que vivimos cada día, nos hacen olvidar de los privilegios y las cosas buenas que también tenemos. Mirar atrás y ver lo que hemos recorrido, ver nuestros procesos sin comparaciones. Saber que estamos en esta vida, que contamos con las cosas básicas, que podemos darnos el lujo de decir que estamos vivos. Es cierto, hay problemas, malas situaciones que nos agobian y nos invade el pesimismo y la negatividad, pero por fortuna, eso no lo es todo.

Por eso, mi invitación es a mirar a nuestro alrededor y descubrir todas las cosas que podemos agradecer en cada situación de la vida que se nos presenta. Es un pequeño ejercicio que se puede hacer todos los días antes de dormir, o al levantarse, o mientras se hace otras labores cotidianas. Al principio costará recordarlo, pero con el tiempo se irá volviendo un hábito, sobre todo si vamos descubriendo la manera de cambiar ese chip de negatividad, por uno más proactivo y positivo. Por ejemplo, mucha gente dice “qué pereza ir al super!!”, cuando es tan sencillo cambiar ese pensamiento y al momento de pagar, AGRADECER porque una vez más su alacena estará llena. 
Y así, podría enumerar muchos ejemplos diarios a los que con solo un pequeño juego de palabras, les podemos cambiar el enfoque. Por supuesto le corresponde a usted convertir cada actividad del día en una oportunidad de agradecimiento. Agradecer por lo que hace, por lo que se posee, por lo que se disfruta, por lo que se vence y se supera. Llegará un dia en que su mentalidad, cambiará, por el solo hecho de agradecer y las cosas positivas prevalecerán por encima de las negativas. Poco a poco usted se dará cuenta que su vida y sus circunstancias, son mejores de lo que parece. Y con el tiempo cambiará hábitos y malas costumbres y hará de su su entorno algo más agradable.

Estos tres sencillos consejos que puede incluir en su vida, aportarán bienestar, calma, harán de su hogar, de su lugar de trabajo y sobre todo de su ser interior un espacio más positivo, más feliz, más relajado.

No podemos cambiar la Pandemia, es cierto. No podemos borrar del mapa sus terribles alcances, pero SI podemos hacerle frente, asumiendo una actitud nueva y diferente, VIBRANDO ALTO.

Nota Mental: Aprendamos de las plantas, creciendo hacia la luz.

Fotos: Stock

About the Author

Angélica Román

Leave a Comment