¿Qué es el duelo y cómo puede afectar durante la temporada de festivos?

In Bienestar, Portada, Salud by Lucy NotaroLeave a Comment

Con la llegada de las fiestas, también llega la época de reuniones familiares y de amigos, sin embargo, para aquellos que han perdido a un ser querido, las fechas que deberían ser alegres pueden convertirse en episodios traumáticos al no poder estar con los seres amados que ya han fallecido. Saber reconocer las señales del duelo, incluso años después de la muerte de alguien, y lidiar con ese trauma es tremendamente importante. ¿Qué es el duelo, cuáles son las causas y cómo luce el duelo en sus diferentes etapas? Este es el tema de nuestra columna de bienestar emocional de hoy, de mano de una profesional en el campo de la salud mental.

El duelo es una reacción natural cuando una persona pierde a un ser querido. Una persona pude experimentar el duelo sin importar su nacionalidad, edad, situación económica, color de piel o situación migratoria. Los síntomas del duelo son la respuesta humana natural y cada persona responde al duelo de una manera única. El duelo es una reacción compleja e incluye una variedad de pensamientos, emociones, acciones y cambios físicos. Cada persona expresa el dolor y la pérdida a su manera.

Las reacciones del duelo de una persona dependen de quién haya fallecido, cómo murió la persona y también dependen de las secuelas de esa muerte en particular. El dolor no es una experiencia lineal y, en ocasiones, puede ser más intenso y presente que otras. Al principio, y durante la fase de crisis inmediatamente posterior a la pérdida, los sentimientos de pérdida y duelo son extremadamente dolorosos y poderosos y cambian para volverse menos intensos y residir en el trasfondo de nuestra vida cotidiana. El dolor puede parecer una sensación aburrida que nunca se aleja de nuestro lado y puede hacer que partes de nosotros se adormezcan puesto que ya no experimentamos esa parte de nosotros mismos que echa de menos a la persona que amamos.

Podemos encontrar similitudes con otros en la forma en que expresamos el dolor, sin embargo, ninguna forma es mejor que la otra. El duelo generalmente comienza como una experiencia emocional intensamente dolorosa y puede interrumpir nuestras actividades de la vida, nuestras relaciones y nuestra capacidad para llevar a cabo nuestras responsabilidades diarias. A medida que una persona que ha experimentado una pérdida se adapta lentamente a la nueva realidad, la experiencia de duelo puede disminuir y volverse más integrada. El duelo que se acepta se vuelve menos perturbador y puede proporcionar experiencias de aprendizaje y crecimiento en la vida de una persona. Adaptarse a la pérdida de un ser querido incluye aceptar la realidad y volver a centrarse en nuestro bienestar.

Hay personas que tienen más dificultades con la pérdida y pueden necesitar más apoyo para manejar los cambios que vienen con la pérdida de un vínculo cercano. Una experiencia de duelo más prolongada puede hacer que una persona permanezca atrapada en su duelo y, por lo tanto, no pueda adaptarse con éxito a la pérdida. El resultado es una experiencia de duelo crónica que interfiere con la vida de una persona en muchas áreas e incluye un anhelo y una preocupación generalizada por la persona que murió y lo que se perdió.

Las personas que corren un mayor riesgo de sufrir este duelo más complejo y crónico incluyen aquellas que perdieron a un hijo o cónyuge, la pérdida de una persona más joven o la pérdida de alguien por una muerte trágica o violenta, y la muerte inesperada de un ser querido. Además, ser del sexo femenino, la exposición previa a un trauma, el apego inseguro a los cuidadores infantiles y los trastornos preexistentes del estado de ánimo o de ansiedad pueden dificultar la adaptación a la pérdida.

Los síntomas del duelo complejo incluyen un anhelo persistente y agudo, anhelo y dolor por la pérdida de una persona, pensamientos frecuentes e intrusivos sobre el fallecido, incapacidad para integrar la verdad de la pérdida y dificultad para participar en la vida cotidiana. Otros síntomas complejos de duelo incluyen la preocupación por los detalles de la pérdida, estar preocupado por si uno u otros están “pasando el duelo de la manera correcta”, evitación extrema de los desencadenantes del duelo, autoculparse, enojo y un sentimiento de que no hay nada más que el mundo tenga que ofrecer.

Aquellos que no pueden sobrellevar el dolor y consideran convertirse en un peligro para ellos mismos o para los demás, necesitan atención más inmediata y pueden ser atendidos en la sala de emergencias psiquiátrica más cercana.

Afrontar el duelo y la pérdida es difícil todos los días, y tiende a convertirse en un desafío durante la temporada navideña y el invierno, cuando recordamos a nuestros seres queridos que ya no están con nosotros, o cuando notamos que no sentimos la misma felicidad a pesar de estar cerca de otras personas que amamos, o cuando nos toca soportar el aislamiento social de los fríos meses de invierno.

Perder a un ser querido por cualquier causa, ya sea Covid-19 u otra pérdida trágica, hace que resurjan sentimientos intensos de pérdida, dejándonos confundidos, abrumados y culpándonos por no sentir la alegría navideña. A veces podemos tratar de distraernos con el ajetreo de las fiestas para evitar nuestra tristeza y otros sentimientos de pérdida, solo para encontrar que nuestro dolor aparece donde y cuando menos lo esperamos.

Incluso si no hemos perdido a un ser querido, existen otras pérdidas asociadas con la pandemia, como la pérdida de ingresos, o de un trabajo o la reducción de la socialización con los compañeros debido al trabajo remoto, o debido a experiencias de pérdidas por accidentes u otras condiciones de salud graves, aborto espontáneo o divorcio. La primera temporada navideña sin nuestro ser querido puede ser especialmente desafiante y puede recordarnos el cambio que nos sentimos incómodos al aceptar. No hay forma de evitar el duelo y permitirse afrontar ese dolor en lugar de tratar de evitarlo es la única forma de curarse. Sentimos pérdida cuando perdemos personas o experiencias que nos importan. Sentirse triste es una experiencia humana que ocurre cuando se ha amado y uno siente la angustia de esa persona que ya no está en nuestra vida. El duelo es el precio que pagamos a cambio de amor.

El duelo complejo no se resuelve por sí solo y responde muy bien al tratamiento con una terapia compasiva y con alquien que pueda guiar a una persona a través de los pasos de curación.

Si usted está sufriendo a causa de la pérdida de un ser querido, y necesita hablar con alguien, el personal personal bilingüe, culturalmente competente y atento de las oficinas de Lucy Notaro pueden ayudarlo a superar su pérdida. No dude en llamar para una consulta gratuita al (516) 473-3580. Tienen oficinas con citas disponibles en Riverhead, Patchogue, Ossining, además de citas de telesalud mediante llamadas.

About the Author

Lucy Notaro

Lucy Marie Notaro, LMSW es una trabajadora social bilingüe y bicultural, y terapeuta con más de 35 años de experiencia. Cuenta con oficinas de trabajo social forense en Riverhead y Ossining, NY. Brinda psicoterapia, exámenes de estado mental, evaluaciones de violencia doméstica y valoraciones para casos de inmigración, entre otros muchos servicios.

Leave a Comment